El atentado del día: musulmán ataca con un martillo a un policía en Notre Dame

Rollo Wolfson
Daily Stormer
6 junio, 2017

Venga… ¿quién ha sido esta vez?

Como cada día, otro correligionario de la Paz con “problemas mentales” la ha liado en Europa. Esta vez ha tocado París, para celebrar la reciente victoria del candidato de las élites judías Emmanuelle Macron y recordarles a los franceses que están haciendo lo correcto quedándose impasibles ante estos abusos.

ABC:

Tensión e incertidumbre a las puertas de la catedral de Notre Dame, en el corazón histórico, cultural y religioso de París, donde un policía ha sido agredido a primera hora de la tarde del martes por un desconocido armado de un martillo.

El atacante, en cuyo domicilio los investigadores han hallado un vídeo de juramento de lealtad a Daesh, fue neutralizado por los disparos de la Policía. Identificado como Farid Ikken, un estudiante de Argelia, también estaba armado con dos cuchillos. «Controlada la situación en Notre Dame, un policía herido, el agresor ha sido neutralizado y va camino del hospital», ha informado en Twitter la Prefectura de París.

No temáis por el agresor, que ya está siendo tratado en el hospital, tanto por el desorden mental – absolutamente ajeno a su religión – como por la agresión sufrida a manos de un policía blanco, la verdadera amenaza.

Miembros de la Brigada de Investigación e Intervención (BII) tomaron con extrema rapidez las inmediaciones de Notre Dame, acordonando las inmediaciones, intentando evitar escenas de miedo e inquietud entre los millares de turistas que visitaban la catedral. «Esto es por Siria», gritó el atacante en el momento del asalto, según ha asegurado el ministro francés de Interior, Gerard Collomb.

Esto es por Siria… ¿Por qué? Si la Unión Eurojudaica apoya abiertamente al bando del ISIS allí, frente al maléfico Al Assad, que gasea niños aleatoriamente para celebrar sus victorias. De todos modos, si quería cambiar algo en Siria, ¿qué hacía blandiendo un martillo en Notre Dame? Suena inverosímil.

Hace meses, se descubrió por azar un intento de atentado terrorista fallido, montado por un grupo de jóvenes francesas de origen magrebí, que había conseguido «aparcar» en las inmediaciones de Notre Dame un vehículo cargado de bombas. Aquel coche bomba no explotó, finalmente, «gracias» a la inexperiencia de las «aprendizas» de terroristas […]

La Prefectura de París había informado poco antes de que había «una intervención en curso de efectivos de la Policía» en la plaza frente a la emblemática catedral de Notre Dame. En un escueto mensaje en su cuenta de Twitter, la Prefectura ha instado a los ciudadanos a «evitar el sector».

Es decir, que ya había indicios de que esto sucediese, pero como usar la estadística para prevenir sigue prohibido en los países blancos y los musulmanes gozan de impunidad para violar, robar, o dar palizas, lo mejor es que los franceses abandonen el lugar. Poco a poco, evacuarán París y Londres para dejar florecer ese paraíso en el que se habrán convertido y así pudrirse en su propia diversidad.

Últimamente, se está imitando mucho el modelo inglés que permite asegurar la integridad física de sus ciudadanos (puede no funcionar) y sobre todo la multiculturalidad del país, bastante más importante.

Sitio altamente simbólico de París, Francia y Europa, la catedral de Notre Dame está sometida desde hace años a un control policial y militar muy estricto. Patrullas de policías y militares armados vigilan las inmediaciones a todas horas del día y de la noche.

Pues ya está, todo arreglado. ¿Cómo? No, cerrando las fronteras no; expulsando a los árabes, negros y no europeos en general tampoco, eso sería racismo, aunque solucionase el problema por completo. Lo mejor será inundar las calles con policía, establecer el toque de queda, instaurar la ley marcial y señalar zonas prohibidas en la ciudad. Me parece que los progres que llaman a todo “fascismo” deben de estar procesando toda esta paradoja.

Comienza la discusión en bbs.dailystormer.com