La Unión Europea prepara sanciones contra los países que se niegan a acoger “refugiados” nigerianos que huyen de la brutal guerra siria

Don Pelayo
Daily Stormer
13 junio, 2017

La Comisión Europea, el órgano ejecutivo no democrático de la Unión Europea conformado por individuos que nadie conoce hasta que son elegidos -no se sabe muy bien por quién o quiénes- ha anunciado sanciones contra las naciones soberanas de Hungría, Polonia y República Checa porque sus líderes políticos, elegidos democráticamente por sus respectivos ciudadanos, se niegan a abrir las fronteras de sus países a los millones de “refugiados” que la Unión Europea, en coordinación con las mafias y servicios de inteligencia, ha transportado y sigue transportando ilegalmente al viejo continente, para arruinar deliberadamente la homogeneidad étnica de sus naciones y neutralizar la oposición identitaria a su proyecto globalista de Estados Unidos de Europa.

20 Minutos:

La Comisión Europea (CE) ha anunciado este martes la apertura de procedimientos de infracción contra Hungría, Polonia y la República Checa por incumplir sus obligaciones en relación con la acogida de solicitantes de asilo desde Italia y Grecia.

La apertura de esos expedientes se formalizará el miércoles, cuando Bruselas publicará una lista de procedimientos de infracción contra los países que hayan infringido la normativa europea en diferentes áreas. Con todo, Avramopulos ha tendido la mano a los Gobiernos de Praga, Budapest y Varsovia a los que ha dicho que está dispuesto a frenar el expediente si corrigen su actitud.

El programa de la UE da a los Estados miembros dos años para cumplir con sus obligaciones legales de acogida, un plazo que expirará el próximo septiembre. “Si los Gobiernos reconsideran sus posiciones, aquí estamos también nosotros para cambiar nuestra decisión. Aún hay tiempo por delante. Esperemos que el espíritu europeo prevalezca”, ha aseverado.

Esto supone un ataque muy grave a la soberanía nacional de Polonia, Hungría y República Checa. La Comisión Europea está obligando a sus Estados miembros a cometer alta traición, literalmente. Si yo fuera el presidente de un país, y un organismo extranjero que no han elegido mis ciudadanos me exigiera, con amenazas, que abriera mis fronteras a invasores y pusiera en peligro la supervivencia de mi pueblo, no tardaría un solo instante en mandarlo al infierno.

La inmensa mayoría de estos “refugiados” son nigerianos; varones en edad militar venidos del centro de África. Con la falsa narrativa de los refugiados están introduciendo en Europa todos los días a miles de subhumanos que nada tienen que ver con Siria. Esto tiene algún día que explotar, no van a poder engañar a todos eternamente.

Todos los días, una flota de ONGs financiada por Soros y la Unión Europea transporta ilegalmente miles de negroides a suelo europeo. Estos son los supuestos “refugiados” que la UE quiere repartir por toda Europa, en el marco del Plan Hooton, la solución final judía al problema europeo: un genocidio en toda regla.

Los voluntarios que colaboran en el transporte ilegal de negros a Europa tienen las manos chorreando de sangre, y son responsables directos de la epidemia de violaciones. Deberían ser inmediatamente detenidos y ejecutados por alta traición.

El País:

No es una opción. Además del compromiso moral, hay una decisión legal, una obligación de acogerlos. Ya ha habido bastantes retrasos”, ha argumentado el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, tras la reunión del colegio de comisarios que ha discutido esta medida en Estrasburgo. El comisario griego se ha hecho eco del malestar que existe en una buena parte del bloque comunitario por el hecho de que los países más contrarios a asumir sus obligaciones en la crisis migratoria coinciden, en general, con los mayores receptores de dinero del presupuesto comunitario. “Europa no consiste solo en recibir fondos; también se trata de compartir momentos difíciles. Ha llegado la hora de que todo el mundo contribuya”, ha instado.

No es una obligación, sin embargo, proporcionar un sueldo justo a los europeos, con el que los hombres puedan permitirse formar una familia. Tampoco es una obligación dar una vivienda a los cientos de miles de europeos que están viviendo en la calle. En los países del este el sueldo medio ronda los 300 euros mensuales; en vez de esforzarse en mejorar sus ya precarias condiciones de vida, la Unión Europea prefiere destinar incontables billones en el transporte y mantenimiento de millones de africanos, que cobran muchas veces más en ayudas que los propios trabajadores y pensionistas europeos.

Sinceramente, no sé a qué esperan Polonia, Hungría y República Checa para celebrar un referéndum de salida de la Unión Europea. No importa cuán altas sean las sanciones, nada puede ser peor que tu genocidio.

Comienza la discusión en bbs.dailystormer.com