Nueva campaña de SOS Racismo exige que los inmigrantes ilegales no puedan ser detenidos ni deportados

Don Pelayo
Daily Stormer
16 junio, 2017

La ONG antiblanca SOS Racismo Madrid ha decidido en esta ocasión utilizar el dinero de todos los españoles para exigir que los inmigrantes ilegales no puedan ser detenidos ni deportados del país. Podemos suponer que se refieren específicamente a negros y moros, teniendo en cuenta que nunca lamentan los casos en los que el perjudicado es de origen europeo.

La campaña la protagonizan actores conocidos, que básicamente viven de subvenciones del Estado, y grandes magnates como Jaume Roures, invitado al Club Bilderberg en 2016. Ni rastro de currantes españoles, las principales víctimas de la globalización.

Es decepcionante que Mono Gerehou, presidente de SOS Racismo Madrid, no haya participado en el vídeo.

El País:

Comienza Juan Diego Botto con una propuesta: “Imagínate”. Y continúa Pepe Viyuela: “Imagínate que un día sales a la calle y dos hombres te obligan a meterte en un coche”. Y sigue Marisa Paredes: “Imagínate que un día, después de dejar a los niños en un colegio, te fuerzan para que entres en un coche”. Así arranca la nueva campaña de SOS Racismo, que ha sumado la voces de un nutrido grupo de actores para exigir el cierre de los siete Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que aún permanecen abiertos en España, donde se encarcela a miles de inmigrantes sobre los que pesa una orden de expulsión.

El medio semita El País olvida mencionar que se trata de inmigrantes ILEGALES.

La campaña no da ningún argumento para el cierre de los CIEs, por el sencillo hecho de que no los hay. En su lugar, relata una serie de escenas incoherentes y lacrimógenas -apuntando claramente a un público femenino- sin mencionar en primer lugar que sus “víctimas” se encuentran ilegalmente en el país.

Ser detenido y deportado por entrar ilegalmente a un país se está convirtiendo poco a poco en un privilegio blanco. Si lo hacen negroides, obtienen ropa, comida, paguita y asesoramiento legal gratuito de innumerables ONGs. También les pagan el billete de avión, no para volver a su país de origen, sino para trasladarlos a la península.

Sólo los más privilegiados pueden permitirse vivir en un mundo sin fronteras: siempre podrán seguir viviendo en sus barrios exclusivos, lejos de negros, moros y gitanos; la seguridad privada y las fronteras las construyen ellos a golpe de talonario. El ciudadano medio, en cambio, depende completamente de la protección del Estado. Si España se niega a proteger sus fronteras, los principales perjudicados pertenecerán a la clase obrera; la misma que los partidos izmierdistas dicen representar. El obrero no puede escapar del multiculturalismo, ni de las agresiones y asesinatos cometidos por invasores. Así que podría decirse que no hay más tonto que un obrero podemita.

Me parece increíble que el Gobierno español financie campañas que atentan contra los intereses de sus ciudadanos. La nueva campaña de SOS Racismo Madrid es subversiva, y llama a cometer alta traición. El Gobierno español tiene el deber y la obligación de proteger nuestras fronteras; si no lo hacen, como es el caso, pierde toda su legitimidad. A estas alturas, colgar de los huevos al atajo de traidores que gobierna nuestras instituciones no sólo es legal, sino un deber ciudadano.

Comienza la discusión en bbs.dailystormer.com